Visuel rubrique
EL CENTRO
Y SU ENTORNO

Compromiso con el Medio Ambiente

Lavadoras ecologicas

Consumo de recursos

Una de las principales preocupaciones del Centro de Madrid es hacer un uso racional de la explotación y el consumo de los recursos naturales para armonizar su actividad con los criterios del desarrollo sostenible. Con este fin, se optimiza el consumo de materias primas, energías y fluidos durante todo el proceso productivo, por lo que nuestros procesos e instalaciones están diseñados para reducir estos consumos en la medida de lo posible.

Electricidad: Los principales puntos de consumo son las instalaciones que requieren fuerza electromotriz como los compresores para la red de aire comprimido, los equipos de soldadura (manual y robots), las cabinas de la planta de pintura y la iluminación interna y externa de las naves.

Gas natural: El gas natural se emplea para los servicios de calefacción de la fábrica (calderas y generadores de aire caliente) y el calentamiento de hornos de pintura en los procesos de secado.

El Centro únicamente utiliza como combustible el gas natural debido a su menor incidencia ambiental.

Agua:  El Centro consume agua de la red de suministro municipal (Canal Isabel II) en todos sus procesos de fabricación (torres de refrigeración y procesos de pintado), así como en las actividades auxiliares de mantenimiento y limpieza (aseos y vestuarios).

Tanto en las etapas de tratamiento de superficie (TTS verde y cataforesis), como en el acondicionamiento del aire empleado en el proceso de pintado de las carrocerías, se maximiza el ahorro de agua. Por ejemplo, las operaciones de lavado incorporan medidas tan efectivas como sistemas de recirculación en cascada y la recuperación de las aguas de lavado. A su vez, en la cataforesis se utiliza la ultrafiltración de los baños y de los efluentes de su lavado para recuperar el agua e incorporarla nuevamente al proceso. Otras instalaciones significativas son las torres de refrigeración, que disponen de un circuito cerrado de circulación del agua, de tal forma que su pérdida y consumo son mínimos.

Como consecuencia de los esfuerzos realizados en estos últimos años, el consumo de energía por vehículo producido se ha reducido en más de un 15% y el de agua por vehículo producido en más de un 50%.

Por otra parte, el Centro dispone de un programa de control de parámetros de nuestras instalaciones generales por naves y procesos para mejora de la gestión, mediante la instalación de medidores en continuo de diversos parámetros, gestionados sobre autómatas, con un potente software para la gestión en tiempo real de la información obtenida.

El establecimiento de estos controles se realiza sobre: energía eléctrica, agua potable, aire comprimido, gas natural, calefacción, climatización, parámetros ambientales de la estación físico-química y las torres de refrigeración. El objetivo primero es el conocimiento de los consumos reales de cada nave y proceso para poder programar por talleres objetivos de seguimiento y mejora.

Calidad de nuestros vertidos

Una de las instalaciones más importantes desde el punto de vista ambiental es nuestra estación de tratamiento de efluentes de pintura (EFQ), en la que éstos son sometidos a un tratamiento físico-químico para la eliminación de diversos contaminantes (metales pesados y sólidos).

Durante las diferentes etapas del proceso de depuración se controlan automáticamente los valores de pH, conductividad y turbidez. Disponemos también de una serie de instalaciones de reutilización de efluentes, que nos permiten su utilización continuada en el mismo proceso, como la estación de agua desmineralizada (AD) de pintura, las balsas de floculación de pintura y las torres de refrigeración.

La calidad de nuestros vertidos se controla en el Laboratorio de Medio Ambiente y a la vez se realizan análisis periódicos externos. Los valores de los parámetros de control indican que la calidad de nuestros vertidos es muy superior a la calidad mínima exigida por la Ley.

Emisiones a la atmósfera

Las actividades del Centro de Madrid llevan asociadas emisiones a la atmósfera debidas fundamentalmente a emisiones de combustión de calderas y procesos de secado de carrocerías en hornos y emisiones de compuestos orgánicos volátiles del pintado de carrocerías con pintura base disolvente.

A fin de reducir la presencia en el aire tanto de partículas y gases contaminantes, como de los gases responsables del efecto invernadero, el Centro emplea diversos medios y sistemas para su reducción y control. Se emplea como combustible gas natural debido a su menor incidencia ambiental, tanto por su naturaleza como por los bajos niveles de emisiones que se producen durante su combustión.

En los últimos años hemos realizado un especial esfuerzo por reducir el consumo de disolventes con el fin de disminuir estas emisiones, habiendo conseguido una reducción superior al 60% de la cantidad de disolvente utilizada para pintar la superficie de la carrocería del vehículo, gracias a la incorporación de tecnologías de última generación (aplicación de pintura mediante robots electrostáticos –pulverización por minibols-).

El tratamiento de residuos

Nuestro proceso de fabricación genera residuos de diferente naturaleza. Desde la etapa inicial de suministro de piezas y componentes hasta la fabricación propiamente dicha se generan residuos que deben gestionarse adecuadamente y, en la medida de lo posible, valorizarse.

En el Centro de Madrid se aplican tecnologías en nuestros procesos e instalaciones con el fin de minimizar la generación de residuos y facilitar su posterior reutilización, recuperación y reciclaje. Desde el año 2001, el Centro de Madrid presenta periódicamente (cada cuatro años) a la Administración los sucesivos Planes de Minimización de Residuos Peligrosos, donde se explican una serie de actuaciones para reducir la generación de este tipo de residuos.